El futuro será renovable, pero cuidado.

Seguramente habéis visto últimamente muchos movimientos ciudadanos que nacen en contra de macroparques fotovoltaicos, aerogeneradores de 200 mts de alzada y MAT (Línea de muy alta tensión) que recorren el territorio cortándolo en trozos. Estas comunidades si quieren una transición energética, pero quieren que sea socialmente justa, que cuente con la gente del territorio y que respete el legado que recibieron de sus abuelos y que se sienten en el deber de proteger para sus nietos, que es su entorno, el ecosistema, su hábitat donde han vivido y al que quieren proteger. Es inadmisible que llegue una empresa que desconoce el valor que le dan a esas tierras sus gentes y decida por ellos como deben de vivir. La comunidad solarAval está totalmente en contra de una transición que desarraiga a la gente de la tierra, y es que es cierto que donde llegan estos proyectos aumenta la despoblación, porque la forma de vida de estos territorios suele basarse en el paisaje, la ganadería y el turismo, y es incompatible esas actividades económicas con la visión que tienen las multinacionales de la energía.

Leer más